Divorcios

Divorcios - Todo lo que necesitas saber

¿Que son?

Las rupturas matrimoniales o de parejas que no están unidas por el vínculo matrimonial, conllevan necesariamente unos trámites judiciales tendentes a regular la nueva situación una vez se ha producido la ruptura.

Divorcio de mutuo acuerdo

Las partes pueden llegar a acuerdos para regular su ruptura, en ese caso, debidamente asesorados ya que es un documento de extrema importancia, para los cónyuges e hijos, si los hubiera, habría que suscribir un convenio regulador que luego tendrían que ir a ratificar en el Juzgado ambas partes. Los ahorros de costes y tiempo son muy importantes, siendo la opción más deseable para el núcleo familiar.

Dicho convenio regulará, la atribución de la patria potestad de los hijos, caso de que los haya, guarda y custodia de los hijos, pensiones alimenticias, uso y disfrute del domicilio conyugal, pago de gastos extraordinarios de los hijos, liquidación de la sociedad de gananciales… etc., es definitiva será el documento que regulará todas las relaciones futuras de las partes, de ahí la importancia de un buen asesoramiento.

Dicho Convenio deberá ser aprobado por el Juez y Fiscal en caso que haya menores o incapacitados y podemos tener Sentencia en un breve plazo de tiempo (uno o dos meses).

Divorcio contencioso

Cuando las partes no puedan o no quieran llegar a acuerdos, tan solo les queda la vía contenciosa (es decir, la Judicial), en la que un tercero denominado Juez resolverá sobre las consecuencias de la separación o divorcio.

Es un procedimiento largo, penoso y costoso, en el que, si hay hijos menores, estará obligado a intervenir el Ministerio Fiscal. Se inicia por demanda de una de las partes, con las peticiones que estime oportunas que normalmente será contestada por la otra parte. Dado que son procedimientos que se alargan en el tiempo, a veces es necesario solicitar medidas provisionales (es decir cómo se van a regir las relaciones tanto entre la pareja, la pareja con los hijos, uso y disfrute de vivienda, pensiones etc. mientras el proceso judicial dure). Finaliza con una Sentencia que puede ser recurrida, sin perjuicio de que pueda llevarse a cabo las medidas acordadas en la misma, hasta que estas sean revocadas o confirmadas por la Audiencia Provincial. Cabe incluso acudir al Tribunal Supremo.

Modificación de medidas del convenio regulador

Las medidas contenidas en el Convenio Regulador aprobado judicialmente y las contenidas en las Sentencias, SOLO podrán modificarse si existe un cambio importante de las circunstancias que dieron lugar a tomar esa medida (por ejemplo, el marido ganaba 5.000 euros al mes y se acordó una pensión de 1.500 euros para los hijos, sin embargo, en la actualidad por motivos no imputables a él, gana tan solo 1.000 euros). Este es un cambio de circunstancias lo bastante importante para plantear la modificación, pero también se plantean cambios en guardas y custodias, uso de los domicilios etc.

Las modificaciones de medidas también se pueden tramitar de mutuo acuerdo. Las partes realizaran un nuevo convenio modificando lo que estimen oportuno, también será ratificado ante el Juez que aprobará el Convenio si reúne todos los requisitos y dictará inmediatamente Sentencia.

Por el contrario, las modificaciones de medidas vía contencioso también serán, lógicamente, más costosas y más largas ya que deben realizarse de nuevo a través de un procedimiento judicial, con demanda, contestación, vista etc.

Repercusiones económicas de la separación y el divorcio

Lógicamente, las rupturas conllevan unas repercusiones económicas, al tener que dividir el patrimonio obtenido durante toda la vida del matrimonio o de la convivencia.

También es factible hacerlos de mutuo acuerdo y contencioso, pero en este caso tendrán que intervenir otros profesionales como tasadores, peritos, contador partidor etc., que hace que estos procedimientos sean de los más largos y costosos dentro de la rama del derecho de familia. Son además de extrema complejidad, si el patrimonio es importante, por lo que es imprescindible un buen asesoramiento, ya que además hay que contar con las implicaciones fiscales, que pueden ser gravosas si no se hace debidamente asesorado.

Desde luego las separaciones y divorcios, y división de los patrimonios, son temas tan delicados y de vital importancia para las partes (y los hijos si los hubiera) que resulta imprescindible, desde un inicio, el asesoramiento de un abogado experto en estos temas de familia.

X

Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para proporcionarle una mejor experiencia de navegación mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Al utilizar nuestra página web consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información y conocer cómo cambiar la configuración en nuestra política de cookies.