Fuera de juego para la hipoteca multidivisa: el TS confirma su falta de transparencia Compartir en Facebook Compartir en Twitter

Imagen Fuera de juego para la hipoteca multidivisa: el TS confirma su falta de transparencia

Fuera de juego para la hipoteca multidivisa: el TS confirma su falta de transparencia

IMPORTANCIA DE LA NUEVA SENTENCIA

El Tribunal Supremo, en su reciente sentencia de 15 de noviembre de 2017 confirma la conveniencia de declarar la nulidad parcial de una hipoteca multidivisa por falta de transparencia, esto significa que la redacción confusa y dispersa de los clausulados de la hipoteca es causa suficiente para estimar la referida nulidad parcial de las cláusulas relativas a la divisa.

Con ello, se consigue una ampliación de las causas por la que los afectados pueden reclamar ente los tribunales, puesto que casi todas las escrituras de préstamo hipotecario en divisa no superan los nuevos requisitos que ahora determina el Tribunal Supremo.

 

CONTENIDO DEL NUEVO FALLO JUDICIAL

El Supremo justifica la ampliación de las posibilidades de reclamar con base en los siguientes argumentos:

“Se trata de cláusulas que definen el objeto principal del contrato sobre el que existe un especial deber de transparencia y respecto del que las instituciones financieras deben facilitar al prestatario la información suficiente para que éstos comprendan, no sólo su contenido formal y gramatical, sino que también puedan comprender su alcance concreto, y tomar decisiones fundadas y prudentes”.

Con ello, el Supremo muestra su acuerdo con la doctrina del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, quien en su reciente sentencia de 20 de septiembre de 2017, conocida como “Caso Andriciuc”, enunciaba la procedencia de realizar el control de transparencia de las cláusulas que regulan el objeto principal del contrato y la adecuación entre precio y retribución, por una parte, y los servicios o bienes que hayan de proporcionarse en contrapartida por otra, en los contratos de préstamos denominados en divisas.

Ambas sentencias señalan que el artículo 4.2 de la Directiva 93/13 sobre cláusulas abusivas en los contratos señalados con los consumidores, ha de interpretarse en el sentido de que la exigencia de la buena fe de que una cláusula contractual debe redactarse de manera clara y comprensible, siendo necesario que cumplan con su obligado deber de transparencia.

Señala el TS que “la percepción propia de un consumidor que concierta un préstamo consiste en que a medida que a medida que va abonando cuotas de amortización comprensivas de capital e intereses, el importe del capital pendiente de amortizar, y con ello la carga económica del préstamo, irá disminuyendo”.

Esto, sin embargo, no ocurre en el caso de autos, puesto que tal y como señala la sentencia “pese a que los prestatarios han pagado las cuotas de amortización en euros durante varios años, la equivalencia en euros del capital pendiente de amortizar se ha incrementado considerablemente, y con ello la carga económica que el préstamo supone al consumidor”.

Lo más importante prosigue de este modo: el consumidor medio tampoco puede prever sin la oportuna información, que pese a pagar las cuotas del préstamo, y pese a que el bien sobre el que está constituido la hipoteca conserve su valor, el banco puede dar por vencido anticipadamente el préstamo como consecuencia de la fluctuación de la divisa”.

En virtud de todo lo anterior, el Supremo concluye que las cláusulas litigiosas no superan el control de transparencia que desde la conocida sentencia de cláusula suelo, del año 2013, ha venido fundamentando en los artículos 60.2, 80.2 y 82.2 del la Ley de Defesa de Consumidores y el mencionado artículo 4.2 de la Directiva Europea. Los prestatarios no han recibido información adecuada sobre la naturaleza y los riesgos asociados  a las cláusulas relativas a la denominación en divisas del préstamo y su equivalencia en la que los prestatarios reciben sus ingresos, ni sobre las graves consecuencias asociadas a la materialización de tales riesgos”.

 

¿QUÉ PUEDO HACER SI TENGO UNA HIPOTECA MULTIDIVISA?

Esta nueva sentencia abre la puerta a la reclamación a la práctica totalidad de los clientes con multidivisa, puesto que independientemente del perfil financiero y la experiencia previa del contratante, comprende que un adecuado análisis de la redacción del clausulado multidivisa es suficiente para determinar su nulidad por falta de transparencia.

La falta de explicación por parte de la entidad financiera de los verdaderos riesgos de este producto y su reflejo confuso y desordenado en la escritura de préstamo es motivo suficiente para que obtengas una sentencia positiva.

No lo dudes y ponte en contacto con nuestro Despacho para poder convertir tu préstamo en uno convencional referenciado al Euribor, y recuperar el exceso de dinero abonado hasta la fecha.

Miriam Maeso, Abogada.

volver

X

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.